• Maria José: Ser madre es ejercer la vocación sin descanso
  • Sandra: Sentirme libre para criar mis niños
  • Maria José: Sólo cuando te tuve por primera vez en mis brazos, puede comprender el significado de la palabra madre
  • Sandra: odos mis cariños son para mis niños
  • Maria José: Ser madres es precouparse  por todo
  • Sandra: Aquí compartimos nuestras experiencias como mamás

30-07-14 escrito por Cómo disfrutar del verano con un recién nacido

Desde que me quedé embarazada, cada vez que hablaba del día que salía de cuentas (30 de mayo) todo el mundo me decía ¡qué buena época vas a pillar, veranito! Sin embargo, ahora que ha llegado el pequeño Rodrigo, no sé qué deciros… Cuando tu bebé tiene ya unos cuantos meses y le tienes el tranquillo cogido puedes organizarte mejor, pero con un recién nacido al que aún te estás habituando -sobre todo si eres primerizas como es mi caso- no parece tan buena época.

En primer lugar el niño es aún muy pequeño para hacer planes de todo el día, pues cada 3 horas o así hay que dedicarle una media de una hora para darle de comer, cambiarlo… Añadido a que él está en pleno proceso de adaptación a su nueva vida fuera de la tripa y si no tenemos controlados esos momentos de llanto nos podemos poner nerviosas y más que disfrutar de un plan con nuestro niño podemos pasar un mal rato.

Dicho esto, hay dos cosas muy positivas de esta época a las que tienes que ser capaz de sacarle el máximo provecho: hay muchas horas de luz, los días son muy largos y, por lo general, suele hacer buen tiempo.

Cómo disfrutar del verano con un recién nacido

Por eso, aquí van unas claves para poder disfrutar del verano con tú recién nacido:

  • El primer consejo es que no tengas prisa. Lo primero de todo es darte un tiempo para conocer a tu bebé, sus horarios (¡aunque cambian cada día!), el origen de sus llantos… Esto os ahorrará más de un apurón en público.
  • Piensa en las tomas. Quizá es lo más importante en lo que tienes que pensar. Si le das el biberón lleva todo lo necesario por si te pilla fuera de casa. Muchas veces, aunque tengamos pensado salir entre toma y toma, ésta se nos adelanta (sobre todo si dais el pecho) y más vale estar preparadas.
  • Seguro que vas a tener que cambiarle. Pañal, cambiador, toallitas y algo de ropa por si se ha manchado demasiado.
  • Extras. Llévale un arrullo por si tienes que sacarle del capazo para calmarlo y si le das chupete, llévate uno de recambio por si se te cae al suelo o lo pierdes.
  • Y por último, elige planes en los que te sientas segura, con zonas que controles y en las que te sientas cómoda por si tienes que entrar en un lugar a darle el pecho o el biberón, a cambiarle…

En mi caso y por el momento, teniendo en cuenta estas pequeñas cosas, estoy aprovechando al máximo el tiempo libre con mi recién nacido: salimos a pasear, a hacer todos encargos, a tomar algo con amigos, ir de compras… Lo dicho ¡A disfrutar del buen tiempo con vuestro pequeño!

Imagen: val-j en freeimages

Publicado en Bebé, Vacaciones

Etiquetas: , ,

29-07-14 escrito por Internet, ¿desde qué edad?

Se trata de un tema delicado. Generalmente todos los padres nos preguntamos a qué edad sería más recomendable que nuestros hijos accedieran a Internet. Sin embargo, tal vez no nos estamos haciendo la pregunta correcta; lo realmente importante no es la edad con la que acceden si no la manera en la que acceden.

Ha cambiado mucho la percepción del acceso a Internet por parte de los niños en los especialistas. Puede que hace 10 años se dijeran cosas diferentes, pero lo cierto es que estamos ante lo que se llaman generaciones nativas tecnológicas, vamos, que nacen casi con el Smartphone bajo el brazo, y por supuesto su manera de relacionarse con Internet es mucho más precoz de lo que se hubiera supuesto hace poco tiempo.

acceso a internet

Todo esto viene a que parece mucho más sencillo, o por lo menos mucho más realista, tratar de ayudar a los peques a entender lo que es Internet y a navegar de manera segura, que establecer un modelo de funcionamiento de la red basado en la prohibición y la espera.

En el caso de los niños más pequeños, hasta los seis o siete años, no vamos a encontrar grandes problemas en el tema de la navegación segura ya que los filtros son efectivos a estas edades, además su rango de interés no es excesivamente elevado y se mueven en ámbitos muy concretos que son los que motivan que les apetezca estar en la red.

Sin embargo es a partir de esa edad cuando se descubre el concepto de navegación, los enlaces, pedir de una página a otra, las descargas… es decir todo lo que bien utilizado puede ser muy provechoso y mal utilizado acarrear graves problemas.

Existen dos áreas fundamentales donde debemos empezar a decidir y ayudar para mejorar la seguridad de la navegación de nuestros peques, que al final es lo que realmente nos interesa:

  • La primera de ellas es que Internet es un sitio estupendo para aprender, pero también es un sitio en el que hay cosas no tan buenas e incluso francamente malas.
  • La segunda, también fundamental, es que Internet proporciona anonimato, lo que significa que no todo lo que parece ser tiene por qué ser, y no todos los que nos dicen ser alguien tienen por qué ser lo que dicen.

Puede parecer cuestiones enrevesadas, pero seguro que todas me habéis entendido perfectamente. Existen muchas técnicas y mecanismos para acercar a los niños a estos dos conceptos, simplemente es cuestión de buscar y encontrar la que mejor se adapte a vuestros peques, pero se trata de dos cuestiones fundamentales que tenemos que afrontar todos los padres en un momento u otro.

A partir de ahí, por supuesto, podemos empezar a trabajar sobre otras cuestiones como el tema de los datos personales, el manejo de las relaciones a través de los chats, el problema de las descargas, la enorme proliferación de ofertas falsas con ganchos muy atractivos para los niños como regalos o suscripciones… y por supuesto comenzar a tomar medidas.

Entre ellas debe figurar el realizar todas las suscripciones con direcciones de correo electrónico nuestras, de manera que podamos tener claro que se está manteniendo una navegación relativamente segura, y, en general, algo básico que parece que genera algunos debates pero que, al menos en mi parecer no tiene discusión alguna, que es saber siempre por donde se mueven mis hijos cuando navegar en Internet.

No estamos hablando de limitar la privacidad, pero, del mismo modo que nos preocupamos por dónde y con quién están nuestros hijos cuando salen a jugar a la calle parece lógico que apliquemos la misma preocupación e interés en un medio tan complejo como Internet.

imagen Geralt pixabay.com

28-07-14 escrito por Cómo conseguir que se meta en la cama cuando todavía es de día

El verano es una maravillosa época en la que los días se alargan y las noches tardan en aparecer. Son unos meses en los que se aprovecha hasta el último momento para estar en la calle y disfrutar de las terracitas. Por supuesto, los pequeños del hogar piensan lo mismo y es imposible meterles a la cama cuando todavía es de día.

Cómo conseguir que se meta en la cama cuando todavía es de día

Aquí van algunos consejos que han utilizado diferentes madres de distintas generaciones para conseguirlo:

  • -     Cerrar todas las persianas de la casa. Mi madre siempre cuenta que para meternos a mi hermano y a mí en la cama cuando éramos pequeños, bajaba a las 7 de la tarde las persianas de toda la casa, para que nos fuésemos haciendo a la idea que era de noche. Para ser sincera, le solía funcionar, pero no porque nos engañase, ya que lo intentaba cuando ya teníamos unos añitos, sino porque era preferible ir a leer a la cama antes de tener que escucharla.
  • -     Se va a hacer de noche.Nosotros utilizamos el truco de decirle a Carlota que se va hacer de noche, pero no suele funcionar igual de bien. Para lo único que sirve es para que recoja sus cosas de la piscina y subamos a casa y, una vez dentro de casa, para que sepa que toca cenar e ir a la cama. Dormir ya es otra cosa.
  • -     Marcar rutinas. Es importante que sigamos con las mismas rutinas que tenemos en invierno e intentar mantener los mismos horarios o por lo menos parecidos. Por supuesto, los días festivos no tenemos que ser tan estrictos, pero entre semana sí.
  • -     El ejercicio ayuda a relajarse. Después de una tarde intensa en el parque o en la piscina el niño debería de estar exhausto y debería de caer rendido antes. Esta es una de las primeras lecciones que aprendemos y que a día de hoy seguimos llevando a cabo en casa.
  • -     Realizar actividades relajantes o desestresantes. Esta es una técnica que nos comentó la profesora de Carlota. Según nos indicó, si le veíamos muy activa, debíamos ponerle un poco de música antes de cenar, pero si le veíamos estresada era mejor realizar actividades para eliminar esa tensión cómo romper papeles. Eso sí, lo que hay que tener claro es que nunca tenemos que ponerle dibujos animados, porque así se activa el cerebro y luego les cuesta más dormir.
  • -     Ponerle una luz tenue.
  • -     Nada de azúcares por la noche. Hay niños a los que no les afecta, pero en el caso de Carlota le pone como una moto y luego es imposible meterle en la cama.

¡Espero que estos consejos os sirvan!

Imagen de Flickr por Tanozzo

Publicado en Bebé, Crianza, Educación, Entorno

Etiquetas: , , ,

25-07-14 escrito por Precauciones ante un día de sol

Ya está aquí el verano y con ello los maravillosos días bajo el sol en la playa o piscina. Pero también están presentes las jornadas a 40 grados en los que no puedes hacer nada para evitar el calor. En estos días tenemos que tener cuidado para que no nos dé un golpe de calor y por eso, os dejo una recopilación de consejos:

Precauciones ante un día de sol

  • -     Usar ventiladores o aire acondicionado en lugares cerrados para evitar temperaturas muy elevadas.
  • -     Abrir las ventanas a primera hora del día y cerrarlas cuando empieza a pegar el sol, para evitar que entre el calor en casa.
  • -     Para refrescarnos, podemos utilizar agua fresquita, ya sea en una ducha o baño, como en paños mojados para bajar así la temperatura corporal.
  • -     Beber líquido. Es muy importante estar perfectamente hidratados, por lo que siempre tenemos que llevar encima una botella de agua.
  • -     Evitar las bebidas alcohólicas y la cafeína. Las dos bebidas actúan como diuréticos y nos impulsan a ir al baño hacer pipí, algo que no es lo más recomendable con el calor.
  • -     Crema solar. Dependiendo del color de la piel y la facilidad que tengamos para quemarnos, usaremos protector solar de una graduación o de otra. En cualquier caso, para los pequeños del hogar es aconsejable utilizar una protección alta, es decir, cómo mínimo protección 50.
  • -     Ponerse un gorro. Es importante evitar que a los niños no se les recaliente la cabeza, por lo que es mejor utilizar gorros. En los adultos no es imprescindible pero también puede ser útil.
  • -     Los días de mucho calor es preferible ir a un centro comercial, cine, cafetería… En realidad, servirá cualquier establecimiento que tenga aire acondicionado. Si hace demasiado calor son mejores opciones que la piscina o la playa.
  • -     Evitar el ejercicio intenso en las horascentrales del día, donde el calor aprieta más y es más fácil que nos dé una insolación.
  • -     No exponerse al sol al mediodía.
  • -     Es muy importante haber hecho la digestión antes de meterse en el agua, e ir introduciéndonos poco a poco en el agua.

¿Vosotras utilizáis algún otro consejo?

Imagen de Flickr por *k59

24-07-14 escrito por ¿Le compramos su primer móvil?

Tal vez las mamás que tenéis ahora niños pequeños no tengáis todavía un excesivo interés en este problema (que tarde o temprano surgirá), pero aquellas cuyos peques ya van creciendo saben perfectamente a que me refiero. El tema de la compra de los primeros móviles se ha convertido en un debate potente con los niños, pero también en la cuestión de fondo que tenemos que analizar mucho.

Se trata de un tema realmente complejo. Por un lado, las nuevas generaciones son a todos los defectos lo que se considera nativos en lo tecnológico. Desde muy pequeños se acostumbra el contacto con dispositivos tecnológicos y su relación es natural, no a partir de un proceso de admisión y aprendizaje como nos ocurrió a los mayores.

A lo anterior hay que unir los beneficios evidentes relacionados con este tipo de dispositivos. Por ejemplo, a qué mama no le parece bien tener un sistema para poder localizar a su hijo o hija inmediatamente, además de que, comprobado, bien usado puede llegar a ser un buen instrumento de socialización.

Sin embargo, los peligros latentes detrás del uso de los teléfonos móviles, realmente de los Smartphone, son muchos y van desde la adicción hasta problemas de acoso, etc.

¿Cuándo es el momento del cambio?

No existe una receta mágica. En nuestro caso Amaia lo demandó durante el primer curso en el instituto pero realmente, es a partir de los 12 años cuando se puede empezar a considerar como algo que debemos afrontar, es en ese momento en el cambio entre colegio e Instituto cuando empieza a ser más relevante para ellos el hecho de tener su propio teléfono móvil. De hecho, según el INE cerca del 70% de quienes tienen entre 12 y 13 años se inician en la telefonía móvil con dispositivo propio, algo que se sitúa en el 90% en el caso de los de  los de 14 años.

La madurez del niño es, debe ser, un elemento de medida para saber si puede utilizar o no de manera correcta estos dispositivos, en cualquier caso, nadie recomienda que un niño de ocho o nueve años disponga de un móvil propio, y de existir una edad horquilla esta sería entre los 12 y los 15 años.

 Aun así, incluso en esas edades es básico establecer normas de uso que, en caso de incumplirse, deben acarrear la retirada del dispositivo y hay que ser inflexibles en esto si no se quiere pasar a males mayores.

Entre los consejos lógicamente está el hecho de una educación previa sobre el uso de los teléfonos móviles, sobre cuestiones como el contacto con personas extrañas en redes sociales o servicio de mensajería, los problemas que se derivan de enviar fotografías tanto conocidos como desconocidos, etc.

Además se deben poner en práctica buenas normas de uso, por ejemplo, existir horarios sin móvil en los que el aparato debe estar necesariamente apagado, algo muy importante si tenemos en cuenta que tres de cada cuatro chicos y chicas menores de 18 años no apagan nunca su dispositivo, esto nos da una idea real del volumen de uso.

 Y por supuesto, la controvertida cuestión del control. Se trata de un tema muy delicado pero en ningún caso lo que se busca es vulnerar la intimidad del peque. Sin embargo si es necesario que los padres sepamos en que redes sociales interactúan, como lo hace, cuál es su Nick habitual, si tiene ciberamigos cuáles son sus nombres…y por supuesto el uso de filtros de gestión de cuentas para el acceso a páginas no deseadas.

imagen saulhm pixabay.com

Página 1 de 13712345...102030...Última »